Jueves, 11 de octubre de 2018

LOS DOCUMENTOS DEL MES

Por Máximo Ruiz-Burruecos Sánchez

 

      Como los campeños sabrán, Castil de Campos se constituyó en Municipio y tuvo Ayuntamiento propio en dos ocasiones durante el siglo XIX, al amparo de los regímenes constituciones que se fueron estableciendo en España por los liberales en lucha continua contra el absolutismo. Lo que no sabrán es que estas emancipaciones contaron con el beneplácito y el apoyo de otras gentes que no eran de Campos, y así lo manifestaron en la prensa de la época. Como muestra, sirvan estos cuatro ejemplos que a continuación  insertamos, y en los que se expresa el deseo de que se restablezcan los Ayuntamientos Constitucionales del primer tercio del XIX con la mayor prontitud posible, por los beneficios que reportará a éstas poblaciones.

      Actualmente Castil de Campos pertenece al municipio de Priego, pero tiene Ayuntamiento propio y goza de cierta autonomía desde que en 2002 se constituyera en Entidad Local Autónoma.

     <<CRÓNICA INTERIOR, Idem 28: “Las cuatro aldeas principales de Priego, Fuente Tójar, Zamoranos, Castil de Campos y Almedinilla, cuya población y circunstancias les constituyen igualmente en el caso del artículo 310 de la Constitución, tuvieron ya sus ayuntamientos propios y adjudicado su término en la otra época constitucional. Estas aldeas tan considerables sufren mucho de la dependencia de su lejana matriz, y el orden público se resiente, y mucho mas en las circunstancias actuales, de que haya poblaciones de más de 200 vecinos sin autoridad propia y dependientes de un alcalde a tres o más leguas de distancia. Los ayuntamientos de estas aldeas han debido ser restablecidos con la Constitución, y para la tranquilidad y seguridad del país es de importancia y urgencia, aunque los habitantes de dichas nuevas villas se han conducido bien en la última crisis.

            La aldea Zambra junto a Rute también solicitó desde la anterior época el restablecimiento de su ayuntamiento propio; y si lo hubiese tenido no hubieran podido albergarse por allí los facciosos vagabundos.

            El dispensar a los pueblos beneficios, tan al alcance de la autoridad, es el modo de interesarlos en apoyo del gobierno.

            Otra población importante de nuestra campiña que necesita emanciparse es la Aldea de Zapateros que insta por ello y lo anhela tiempo hace y cuyo censo el año pasado comprendía 230 vecinos. Su matriz Aguilar no ha sido tan generosa como La Rambla con la Victoria, pero como la necesidad, la conveniencia y la justicia de dar ayuntamiento a tan interesante población están fuera de duda, el jefe político Pastor estaba para llevarlo a cabo como no dudamos se realice en breve. La remoción de las autoridades origina el trastorno de retrasar a los pueblos la ejecución de las medidas beneficiosas e planta. Los habitantes de Zapateros aprecian un nombre más adecuado para su pueblo (en el que tal industria es extraña) y así pensaban acogerse al de su patrón (San Gerónimo). Pero el Sr. Pastor había ya bautizado más oportunamente a la nueva villa designándola con el nombre de Cristina.” Fuente: “El Español”, Crónica interior. Madrid, viernes 3 de febrero de 1837, nº460.>>

 

          <<CORRESPONDENCIA DE EL CASTELLANO, Priego 6 de diciembre. “En la anterior época constitucional fue dado ayuntamiento y término a las populosas aldeas dependientes antes de esta villa, Zamoranos, Almedinilla , Fuente Fójar y Castil de Campos. El comandante general ha reclamado sobre la necesidad de que poblaciones tan grandes y tan distantes de su matriz tengan autoridad propia que responda del orden. Sin embargo todavía no se ha logrado reponer aquellos ayuntamientos. Parece que las cortes debían declarar que todos los pueblos que estaban emancipados en 1823, volviesen a constituirse independientes sin necesidad de dilaciones”. Fuente: “El Castellano” Periódico de política, administración, y comercio. Sábado 16 de diciembre de 1837.>>

            << “ANDALUCÍA, Córdoba 10 de Agosto (Corresp. del peninsular) La emancipación de las aldeas que por la ley tienen derecho a obtenerla, se va haciendo como cuestión de gabinete para esta provincia. Ya en 1822 se anduvo a balazos sobre ello respecto a las de Priego. Ahora ha sido menester que acudan al gobierno. Algunas que tienen ayuntamiento propio constituido tiempo hace como Palenciana, Encinas Realas, Nueva Carteya, Villa Harta del Albondiguilla y La Victoria, no han podido conseguir todavía que acabe de dárseles la hijuela que les corresponde en los fondos comunes de su matriz o que se termine el fijárseles su término.

Otras como Almedinilla, Castil de Campos Fuente Tójar, Zamoranos y Jaula que tuvieron ayuntamiento en la anterior época constitucional después de instruido el expediente necesario, aun están en expectación. En la Sierra, la junta última concedió su redención a la Granjuela y la Blázquez: pero Peña Roya y la Posadilla aún luchan por ella. Esta última población sufre tal contrariación por parte de su matriz Fuenteobejuna para su emancipación, que viéndola inevitable y no pudiendo hacer otra cosa en su daño por haberlo promovido, tratan de pedir otro ayuntamiento para las aldeas limítrofes a fin de dejarla aislada.

Entretanto para sacrificar a los amigos de la independencia, les han echado encima el vejamen de que en tres meses consecutivos han nombrado alcaide de la cárcel de la cabeza de partido (carga concejil) a 5 vecinos de allí; dos de los cuales han quedado perdidos; pues de los seis reales que les asigna la audiencia solo les han dado uno. ¡Cuando querrá la suerte que ocupándose menos de chinchorrerías y del esbirrísimo tengamos gobierno que gobierne¡ Triste es que los pobres pueblos se vean forzados a acudir a ahí de donde tan poco hay que esperar para estas mejoras materiales en el desbarajuste que reina.” Fuente: “El Corresponsal, diario de la tarde”.  Madrid, miércoles 17 de agosto de 1842, nº 1169, pág. 2.>>

<<-Escriben de Priego con fecha 27 de abril. Es escandaloso el estado en que se encuentra esta populosa villa. El absolutismo existe para ella de hecho. Ahora es Carlos VI quien lo personaliza. Por fin se ha vuelto a constituir ayuntamiento propio a las populosas aldeas de Almedinilla, Fuente Tójar y Castil de Campos, pero no la de Zamoranos, aunque lo tuvo en las anteriores épocas, y tiene todo derecho a ello. En esta injusticia están complicados algunos danzantes de los que hoy figuran. En el repartimiento de tierras públicas y en la lid contra las usurpaciones señoriales, ha habido como suele decirse, sapos y culebras. Daremos detalles en vindicación de la razón y la justicia.” Fuente: “El Espectador” Sábado 11 de mayo de 1844, nº 889, pág. 4.>>

 


Publicado por castilcampos @ 17:26
Comentarios (0)
Comentarios